Walter Ferguson Autor de muchos calypsos del Caribe – Cumplió 103 años

En Nuestra página digital: www.Onstagedigital.com
publicamos
«Walter Ferguson Autor de muchos calypsos del Caribe»
 
En honor al señor Walter Ferguson, (7 de mayo de 1919, Guabito, Panamá) es un calypsonian costarricense conocido como Gavitt (en Cahuita se le conoce también como Segundo), cumple 103 años, por esa razón pasado sábado 7 de Mayo se celebró el Festival Nacional del Calipso en honor al músico Don Walter Ferguson, por ser tan importante fecha se realizó el “Everybody Running to the Festival”, en Desamparados, en el parque La Libertad, un evento fue para todo público y al aire libre, se presentaron diferentes exponentes de este género provenientes de Limón y de Cahuita en el auditorio de ese lugar.

 

El Consejo Universitario de la Universidad Nacional (UNA) otorgó, el pasado 14 de octubre 2021, la distinción Doctorado Honoris Causa al músico limonense Walter Gavitt Ferguson Byfield.

Este título honorífico—establece la normativa institucional—es la máxima distinción que concede la UNA a personas eminentes que destaquen de manera singular en el campo de la investigación, de la docencia, de la extensión, en el cultivo de las Ciencias, las Artes y de las Letras, o en aquellas actividades que tuviesen una repercusión notoria e importante en el terreno científico, artístico, cultural, tecnológico o social, tanto a nivel nacional como internacional.

Como parte de la valoración para otorgar esta distinción se ponderó cuánto “contribuye al fortalecimiento de nuestra cultura popular y al desarrollo de una conciencia más amplia en la población sobre su pertinencia e importancia” el aporte del músico calipsoniano (calypsonian)», como destaca el compositor costarricense Manuel Monestel. De igual forma, los representantes del Consejo Universitario, en su análisis sobre el legado musical de Ferguson Byfield, afirman que “será fundamental en la lucha por reforzar nuestras identidades nacionales en un país donde muchas veces se invisibilizan y se marginan”.

https://www.unacomunica.una.ac.cr/index.php/noviembre-2021/3709-yes-sir-una-otorga-honoris-causa-a-walter-ferguson

Nació en el pueblo panameño de Guabito, fronterizo con Costa Rica. Su papá fue Melsha Lorenzo Ferguson, un cocinero jamaicano que llegó a Panamá en busca de trabajo, y su madre fue Sarah Byfield Dykin, una costarricense de origen jamaicano que también emigró a Panamá por trabajo. A la edad de dos años, sus padres junto con él se regresaron a Costa Rica, específicamente a Cahuita, un pueblo de pescadores de la provincia de Limón, en donde vivió su niñez y que lo reclama como hijo ilustre.

Ferguson es el autor de «Cabin in the wata», «Callaloo», «Carnaval Day» y muchos otros calypsos, en los cuales retrata la vida de las aldeas de la vertiente Caribe costarricense con una combinación de humor y tragedia.

Durante la mayor parte de su vida, “Gavitt” se dedicó a interpretar su música sin salir casi nunca de su pueblo y valiéndose solamente de una guitarra, tal fue la admiración que causó en los músicos del Valle Central la sencillez y el poder de su interpretación, que alentó una corriente de renovación del calypso limonense entre los músicos urbanos y, gracias a la influencia que ha tenido en otros músicos costarricenses, como Manuel Monestel y la banda Cantoamérica, que ha ayudado a mantener viva la esencia del Calypso en el país.

Mención aparte merece la particular forma en que Walter Ferguson ha grabado sus composiciones a lo largo de toda su vida. En Cahuita es fama que él mismo se grababa en casetes y en condiciones rústicas para luego vender las cintas a los turistas nacionales y extranjeros que visitaban Cahuita con la idea de conocer al músico legendario de Limón. La historia transcurrió sin cambios hasta la década de los años 1970, en que decidió retirarse de la música, ejecutando desde entonces ocasionales composiciones, pero sin volver a presentarse con la frecuencia y la actividad del pasado.

Primeras grabaciones llegaron tras varios años después
Hubo que esperar hasta 1982 para que el musicólogo estadounidense Michael Williams produjera y grabara a Ferguson en un disco de acetato titulado Mr. Gavitt: Calypso of Costa Rica (cocoa plantation calypso songs sung in english), lanzado bajo el sello Smithsonian Folkways Recordings, en el cual se recogían algunos de sus temas más famosos. También incluía las letras en inglés y una breve biografía. Esta grabación, sin embargo, es de muy mala calidad, con grillos y ruido de fondo incluidos, y no tuvo difusión en Costa Rica.

Un segundo disco grabado en 1986 se titulada Calypsos del Caribe de Costa Rica e incluía otras canciones, además de una breve biografía de Ferguson escrita por la historiadora costarricense Paula Palmer, más algunas letras en inglés.

Pero no fue sino hasta el advenimiento de la compañía discográfica costarricense Papaya Music que se le dio la oportunidad a Walter Ferguson de grabar su primer disco compacto de buena calidad, en el año 2002. El primer problema que se le presentó al equipo productor del disco fue que “Mr. Gavitt” se rehusó a desplazarse hasta San José para emprender la grabación del disco, de modo tal que el equipo de grabación debió trasladarse hasta Cahuita, específicamente, hasta el pequeño hotel que su familia posee a la entrada del parque nacional Cahuita, en donde los sonidistas debieron forrar una habitación con colchones y alfombras para aislar las loras y los perros que había en la casa y elevar la temperatura ambiente de modo que se pudieran aislar los sonidos de su voz y su guitarra.

Finalmente, su trabajo valorado y rescatado, pues con la publicación de Babylon, la obra de Ferguson se convirtió en un suceso nacional e internacional, no solo por sus ingeniosas letras sino por las sui generis condiciones en que el álbum fue grabado.

Walter Ferguson ya era una especie de mito en el Caribe Costarricense antes de la publicación de Babylon, pero con la aparición de este disco y de su segundo álbum Dr. Bombodee, su estatura musical lo ha sacado del olvido del mito para convertirlo otra vez en un calypsonian.

En 2017, fue galardonado con el Premio de Patrimonio Cultural Inmaterial Emilia Prieto Tugores.

wikipedia.org/wiki/Walter_Ferguson